“Contraste simultáneo”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Obra de la artista Ximena Bórquez

 Témpera y lápiz sobre papel

Medidas variables

Año 2012

La artista Ximena Bórquez tiene un objetivo claro en su trabajo: el suyo es un interés por las formas puras, por el trabajo sobre la geometría, por el ejercicio cromático. Es una labor desligada de cualquier interés por alguna referencia anclada sobre el mundo real. No significa, sin embargo, situarla en el extremo de lo etéreo. “Contraste simultáneo”, el trabajo que ahora presenta en la Galería Origami, apunta a algo más real que nuestras percepciones: es una exploración sobre las formas y colores que anteceden a nuestra subjetividad. Que están ahí y que estarán, independientes de la subjetividad que los fuerza hacia figuras familiares.

Se trata de siete trabajos en una sola composición. Seis dibujos dispuestos sobre las paredes de la Galería Origami, más un volumen que rompe los planos de la galería y los soportes de sus dibujos. Es, además, un trabajo por sobre los límites que dispone el espacio de la galería. Uno de los mayores desafíos para este “Contraste simultáneo” aparece en esta etapa: ¿cómo prescindir de toda referencia real, cuando se trabaja sobre una galería que no se plantea como objetivo una toma de distancia de su entorno?

La Galería Origami no es capaz -ni tiene dentro de sus objetivos- desarrollar la resistencia y distancia sobre el mundo exterior que propone la visión tradicional de los museos. Todo lo contrario: está inserta en la calle, es parte de un negocio. Es permeable a su contexto. Ahí el mérito y reto de “Contraste simultáneo”, que por medio de la reiteración, de patrones visuales, “de la metáfora de lo infinito”, como anota la autora, sugiere una conjugación con la identidad geométrica, con los mínimos denominadores que sobreviven en el espacio de una vitrina peatonal.

“A través de la repetición y multiplicación de estas figuras origino tramas que muestran diferentes vibraciones cromáticas y formales. La disposición de estos dibujos abarca los muros y el piso activando el espacio triangular de la vitrina”, explica Ximena Bórquez. Sincronía y simultaneidad: ahí están los objetivos dispuestos por la obra. La invitación ahora está extendida para que el espectador acepte el reto de encontrar esa lectura ante los argumentos que observa: desde los que recubren las paredes de su escenario, como el que habita suspendido sobre el suelo. De echar un vistazo al infinito que comparte con las formas y los colores que subyacen a todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s